Una Europa sin imaginación

Mayo del 68 quería devolver la imaginación al poder. La zona euro carece cruelmente de ella. A causa de la deuda, que devora cada día la soberanía de ciertos Estados; pero también por la fragilidad del timón colectivo europeo, siempre en riesgo de quebrarse por las cuestiones y los intereses de cada cual. Mientras tanto, las transacciones financieras ganan en velocidad y en opacidad. Tanto, que el mínimo regulador va siempre con un cuerpo de retraso.

Todos estos factores explican la parálisis de los actores políticos. Los ciudadanos tienen la sensación de verlos ponerse de perfil, cuando no los acusan directamente de haberse vendido a los intereses privados. La crisis económica desemboca, inexorablemente, en una crisis de la representación y la democracia. ¿Cómo podría ser de otra forma cuando la alternancia sólo se plantea entre “los que aplican la austeridad” y “los que no la han aplicado todavía”, cuando gobiernos impopulares son reemplazados por tecnócratas formados en la escuela de los bancos? No es difícil ver a dónde va a llevarnos esta crisis: a la explosión de la zona euro y a los extremismos. No a la extrema izquierda, que al menos podría ser para obligar a los socialdemócratas a hacer un esfuerzo de imaginación; sino a la extrema derecha, como tras la crisis de 1929.

Con una paradoja: no parece que la Historia vaya a servir de lección, sino más bien al contrario, para precipitar lo peor. Porque es el inconsciente colectivo alemán y su pánico a la inflación –asociada al auge del nazismo—los que hoy bloquean la imaginación europea. Con el riesgo de que ello acarree, el día de mañana, unos resultados históricos para la extrema derecha contemporánea.

Es urgente salir de esta ortodoxia para dar sentido de nuevo al debate que importa ahora: el que confronta a los resignados, nacionalistas y aislacionistas, de los utopistas. La utopía consiste en creer que esta crisis puede traer una transformación profunda y eficaz del espacio europeo, en la que cada Estado conservará su soberanía en términos de prioridades presupuestarias y redistribución fiscal (si no fuera así, ni izquierda ni derecha tendrían ya sentido), así como en lo relativo a sus especificidades culturales; pero en la que también se establecerán mecanismos de solidaridad que permitan proteger la zona euro de la especulación y salir más rápidamente de la trampa de la deuda. Mutualizando y creando un impuesto europeo –añadido a los préstamos nacionales—que alimente el Fondo de Estabilidad Financiera.

Y dotando a la zona euro de una agencia de notación pública, que tenga criterios distintos a los de las agencias de notación privada –como la calidad de vida o de las inversiones. Esto es algo que volvería a dar sentido a las famosas “notas”, y permitiría ganar tiempo; además de animar a los Estados a que controlen sus déficits, de forma más eficaz de lo que lo hacen actualmente los Tratados. Las cosas avanzan a cada nueva sacudida.

Faltaría que el Banco Central Europeo (BCE) asumiera un nuevo papel. El BCE debe tener capacidad para aplicar una política proactiva, y no simplemente reactiva, frente a la especulación: activar la máquina de imprimir billetes para poder jugar, en ocasiones, con la variable de la inflación; no apostar únicamente por la austeridad, sino también por la reactivación económica. Como todos los espacios monetarios que tienen un verdadero piloto, y no sólo una escuadra de bomberos.

Caroline Fourest

Ensayista, feminista y periodista. Diplomada en Historia y Sociología en el EHESS y en Ciencias Políticas, es titular de un DESS en comunicación política obtenido en la Sorbona (Francia). Redactora jefa de la revista ‘Prochoix’ y colaboradora en diversos medios en Francia.26

Traduction Juan Antonio Cordero Fuertes

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s